La industria petrolera se enfada ante la promesa de Biden de dejar el crudo