Estados Unidos olvida a su pueblo y malgasta millones en subvertir a otros países