Después del fuerte sacudón de la madrugada, tembló dos veces más en la siesta sanjuanina