Christoph Waltz aconseja a quienes niegan la pandemia: “Póngase la maldita mascarilla”