A 10 años de derrame de crudo, relajan reglas de seguridad